Retos de la innovación pedagógica

DEGLUCIÓN ATÍPICA

0 Comments

¿QUÉ ES LA DEGLUCIÓN ATÍPICA?

¿Qué entendemos por deglución atípica o adaptada? ¿Es lo mismo?

Hablamos de deglución adaptada cuando existe una alteración de base; la lengua se adapta a las características de la cavidad oral. En cambio, la deglución atípica corresponde al movimiento inadecuado de la lengua u otras estructuras que participan en el acto de la deglución, en ausencia de alteraciones en la forma de la cavidad oral.  Es necesario por ello, analizar cautelosamente el caso, para así dar un correcto diagnóstico e intervención.

 

¿Qué causas pueden provocar una deglución atípica?

  • Anomalías de tipo anatómico y fisiológico: frenillo lingual corto, macroglosia, hipertrofia de amígdalas…
  • Un uso prolongado del chupete o biberón.
  • Retrasar la introducción de alimentos de textura sólida, dando lugar a una inactividad de la musculatura orofacial.
  • Hábitos orales nocivos: onicofagia, succión digital, succión labial, queilofagia etc.
  • Respiración oral (el sujeto inspira y espira el aire únicamente por la boca, manteniendo así la lengua en posición baja). Factor indicador de que el sujeto presenta una deglución atípica.

 

Son múltiples los factores que pueden desencadenar una deglución atípica; por ello, es necesario reducir en la medida de lo posible los factores de riesgo y acudir a los profesionales para su correcto diagnóstico; evitando así, entrar en bucle por desconocimiento.

 

¿En qué consiste el tratamiento?

El tratamiento va a ir encaminado en implementar una correcta posición de la lengua, a través de un trabajo propioceptivo; consiguiendo así, un buen patrón de masticación y deglución. Es fundamental durante todo el tratamiento la intervención activa por parte de la familia, para poder así, conseguir los objetivos propuestos. Para ello, se les ofrecerá pautas con las que trabajarán desde casa.

 

Algunos de los consejos que pueden llevar a cabo en una deglución atípica son los siguientes:

 

Higiene nasal:

  • Realizar lavados nasales con suero fisiológico. Teniendo en cuenta que la posición de la cabeza debe estar inclinada y la boca entreabierta. Realizar el proceso en cada una de las narinas por separado.
  • Sonarse la nariz de forma correcta. Evitando que sean las dos a la vez, para poder comprobar que ambas narinas están destapadas (inspirando y expirando por separado).
  • Realizar inspiraciones en los que el aire entre por una fosa nasal y salga por la otra.

 

Higiene bucal:

  • Lavarse los dientes después de cada comida. Insistir en el correcto cepillado de los dientes y en los enjuagues para retirar los residuos alimentarios.
  • Hacer enjuagues con flúor.
  • No abusar de las bebidas y alimentos azucarados (caramelos, chocolate, dulces, etc.) y en caso de ingerirlos, después cepillarse los dientes.

 

Otros a tener en cuenta:

  • Comer despacio y masticar muy bien los alimentos.
  • No estar durante el día con la boca abierta.
  • No estar durante el día con la lengua entre los dientes.
  • Al masticar usar las muelas de ambos lados y no hacerlo con la boca abierta.
  • No formar el bolo de comida delante, se forma en la zona media de la lengua.
  • No deglutir (tragar) sin masticar, triturar y juntar el alimento en un bolo.
  • No hacer fuerza con la lengua hacia fuera al deglutir.
  • No expulsar saliva o el líquido hacia fuera en el momento de la deglución en vez de succionar.
  • No realizar movimientos de cabeza que acompañen el acto deglutorio.
  • No hacer fuerza con los labios, el mentón, las mejillas, etc. al deglutir.
  • No morder las uñas, los labios o lápices.

 

Todos estos consejos nos van a ayudar a conseguir un correcto patrón deglutorio que nos ayude a mejorar hábitos del día a día.

Choose your Reaction!
Leave a Comment

Your email address will not be published.