Retos de la innovación pedagógica

ESTIMULACIÓN NEUROPSICOLÓGICA DE LA MEMORIA

0 Comments

ESTIMULACIÓN NEUROPSICOLÓGICA DE LA MEMORIA

Los problemas de memoria inciden en el aprendizaje, y en el caso de los niños, esto puede ser muy preocupante, ya que puede tener repercusiones académicas y personales graves para ellos, influyendo directamente en su autoestima.

A la hora de estimular la memoria de nuestros peques es importante tener en cuenta algunas recomendaciones específicas como son:

  • Utilizar la repetición, la revisión y la práctica.
  • Asegurarse de que la información previamente aprendida puede ser reconocida antes de presentar una nueva.
  • Usar la imaginación mental u otro tipo de estrategias mnemotécnicas adecuadas a la situación.
  • Afianzar los nuevos aprendizajes a la experiencia previa.
  • Utilizar ayudas externas para potenciar el aprendizaje (por ej; notas, dibujos, listas grabaciones, etc.).
  • Evitar el uso de varias instrucciones; es preferible dar una única instrucción verbal y por escrito.
  • Simplificar la información.
  • Pedir al niño/a que repita la información de forma inmediata para asegurarnos que la ha comprendido.
  • Enseñar a utilizar una agenda u otro tipo de sistema de organización.
  • Organizar la información en esquemas o diagramas.
  • Utilizar anotaciones que le faciliten el recuerdo.
  • Proporcionar una grabación de tareas y de lecturas.

 

Además de dichas recomendaciones hay autores que nos ofrecen algunas estrategias que pueden ayudar a estimular la memoria de pequeños y grandes y, por consiguiente, a mejorar el proceso de codificación y recuperación de la información:

  1. Estrategias de repetición: sirven para elaborar la información de manera superficial; mejoran el almacenamiento de información, aunque no son las estrategias más eficaces. Para llevarlas a cabo realizaremos tareas como la copia, repaso, repetición mental y subrayado.
  2. Estrategias de centralización: Consisten en extraer la información fundamental con el fin de reducir el material a almacenar. Supone sintetizar la información que será almacenada definitivamente, lo que facilita el proceso de aprendizaje. Para ello es importante hacer una lectura global de la información general y, después extraer datos importantes. Ejemplo de estas estrategias son la realización de resúmenes y esquemas.
  3. Estrategias de organización: hay veces en las que tendremos que organizar la información que se debe recordar en unidades más pequeñas, pero con un significado para facilitar la retención. Entre las estrategias de organización podemos distinguir el agrupamiento, la categorización y la jerarquización (de lo primordial a lo secundario o al revés).
  4. Estrategias de elaboración: se trata de asociar la nueva información que se pretende almacenar con datos ya conocidos de los que la persona ya dispone. Con ello le damos sentido a la información que queremos retener y, por tanto, facilitamos su almacenamiento.

Y tú ¿conocías este tipo de estrategias?

Choose your Reaction!
Leave a Comment

Your email address will not be published.