Cómo tratar el cuello después de un traumatismo directo

Al contrario que puede ocurrir con otras dolencias de cuello que normalmente se pueden tratar con cuidados personales, un cuello lesionado que sigue a un accidente o colisión importante debe ser examinado por un profesional médico. Es más probable que el dolor y la rigidez del cuello que resultan de un impacto de alta energía estén acompañados de una afección médica subyacente grave, como una conmoción cerebral o daño en las articulaciones, y pueden requerir atención médica para lograr una buena y óptima recuperación.

Muchos factores pueden determinar el tipo de lesiones en el cuello sufridas después de un accidente, incluida la fuerza y ​​estabilidad del cuello antes del accidente, así como el ángulo y la velocidad de la colisión. Sin duda, uno de los traumatismos más frecuentes en este grupo es el latigazo cervical.

¿Qué es el latigazo cervical?

El latigazo cervical ocurre cuando el cuello y la cabeza se ven forzados repentinamente hacia atrás y luego hacia adelante, lo que hace que la columna cervical realice movimientos muy rápidos y tensiones extremas. La mayoría de los casos de latigazo cervical son causados ​​por accidentes de automóvil en los que la persona ha sido golpeada por la espalda. Otras posibles causas de latigazo cervical pueden ser practicar puenting, esquí, actividades ecuestres u otras de alto impacto en las que se pueden aplicar fuerzas extremas de aceleración-desaceleración a la columna cervical.

El latigazo cervical se conoce en el ámbito médico y técnico como síndrome de aceleración-desaceleración cervical (CAD). Los síntomas del latigazo cervical pueden ser extensos, siendo el más común el dolor de cuello, que puede variar desde leve, hormigueo, punzante pudiendo llegar a ser insoportable. Otros síntomas pueden incluir rigidez en el cuello o rango de movimiento reducido, inestabilidad del cuello, dolor en el hombro o en la parte superior de la espalda o dolor de cabeza. También podría haber sensación de hormigueo, debilidad o entumecimiento que se irradia al hombro o al brazo.

Vea cómo tratar la rigidez del cuello después de un traumatismo directo

 

Los síntomas del latigazo cervical pueden ser numerosos, complicados, duraderos y difíciles de diagnosticar, por lo que se conocen comúnmente como trastornos asociados al latigazo cervical. Las lesiones concurrentes también pueden ser sintomáticas, como un aguijón, conmoción cerebral, radiculopatía (nervio pinzado con dolor que se irradia al brazo) o lesión en el hombro.

Ver Radiculopatía, Radiculitis y Dolor Radicular.

 

Si una lesión por latigazo cervical hace que una persona tenga capacidades físicas o mentales reducidas, incluso si son solo temporales, puede resultar en un mayor aislamiento social.

Lesiones que pueden surgir en el cuello después de un accidente

Si bien una rigidez en el cuello después de un accidente puede deberse a una distensión muscular o un esguince de ligamentos, también podría estar acompañada de una lesión más grave como:

  • Daños producidos en las articulaciones facetarias. Un par de articulaciones facetarias permiten una serie de movimientos limitados a lo largo de la parte posterior de las vértebras adyacentes. Si la cápsula articular o el cartílago se dañan, la inflamación articular puede provocar dolor y rigidez en el cuello. Ver: animación de la articulación facetaria
  • Hernia de disco. Un disco cervical que proporciona amortiguación entre las vértebras adyacentes en la columna cervical puede dañarse y filtrar proteínas inflamatorias a las estructuras cercanas, como las raíces nerviosas o los músculos.

    Consulte Síntomas de hernia de disco cervical.

  • Fractura de la columna cervical. La columna cervical está compuesta por siete huesos vertebrales apilados uno encima del otro para sostener la cabeza y proteger la médula espinal. Si un hueso vertebral en la columna cervical sufre una fractura pero no causa una lesión inmediata de la médula espinal o una inestabilidad espinal notable, es posible que la lesión no se note hasta que los síntomas más importantes comiencen a presentarse más tarde, como dolor, rigidez o dolor irradiado o debilidad hasta los brazos o piernas. Si una fractura de la columna cervical no se diagnostica, podría conducir a una lesión peor, como la parálisis de una o más extremidades u otras complicaciones. También es posible que una fractura eventualmente derive en una infección ósea, llamada osteomielitis, que es otra causa de dolor en el cuello.

Ver: Video de fractura por compresión espinal

Ante el menor síntoma o duda, lo mejor es asegurarse con un especialista cualificado

Conclusiones

A veces, un accidente causa dolor y daño obvio que requiere atención médica inmediata, como un viaje a la sala de emergencias. Sin embargo, les ocurre a muchas personas que sufren una lesión grave en un accidente, pero se sienten sorprendentemente bien hasta horas más tarde, cuando se puede desarrollar rigidez en el cuello u otros síntomas. Si la columna cervical sufre una lesión durante un accidente, es probable que el cerebro también haya sufrido un trauma. Si ha sufrido una conmoción cerebral, es probable que experimente uno o más de los siguientes síntomas: dolor de cabeza, mareos, confusión, sensibilidad a la luz u otros cambios en el estado mental, como agitarse o fatigarse fácilmente.

Si después de un accidente, el dolor de cuello se acompaña de hormigueo, entumecimiento o debilidad de brazos o piernas, se deben limitar los movimientos y debe ser evaluado por un especialista.