He tenido un accidente y me duele el cuello

INTERACCIÓN CON NIÑOS CON TRASTORNO DEL ESPECTRO AUTISTA Y CONTACTO VISUAL

0 Comments

INTERACCIÓN CON NIÑOS CON TRASTORNO DEL ESPECTRO AUTISTA Y CONTACTO VISUAL

La interacción social de carácter visual juega un papel determinante en los procesos de socialización y en la posterior adquisición del lenguaje. Sabemos que los niños con Trastorno del Espectro Autista presentan dificultades, desde edades muy tempranas, en el empleo de la mirada en conductas implicadas dentro de mecanismos de atención conjunta, orientación social e imitación.
A continuación, te damos algunos consejos y estrategias:
  • Ponte a su misma altura:
Los juegos en el suelo hacen que os situéis en un mismo plano, es una circunstancia que te facilita la posibilidad de mayor contacto ocular con tu hijo. Puedes utilizar sillas que os igualen en altura.
  • Llama su atención:
– Aproxímale los juguetes a la cara, esto aumenta la posibilidad de que se establezca contacto visual. Momento en que le entregarás el juguete que desea.
– Puedes jugar con gafas, antifaces, sombreros divertidos… Estos atraeran su mirada hacia tus ojos.
  • Canta canciones:
Las canciones también son una buena estrategia para favorecer el contacto ocular. Les suelen gustar mucho y las aprenden con facilidad, de la misma forma, utiliza la espera estructurada o modulación de la voz para incitar el contacto ocular.
  • Búsqueda de ayuda:
El objetivo es que tenga que acudir a ti con la intención de poder conseguirlo.
– En casa, coloca sus juguetes u objetos favoritos a la vista pero fuera de su alcance para que tenga que recurrir a ti para poder conseguirlos.
– Ponte con él a realizar un puzle o rompecabezas y entrégale todo menos una pieza, esto provocará que te busque y te pida ayuda (favoreciendo el contacto ocular). En cuanto te pida ayuda, se lo ofreces como recompensa a su búsqueda de ayuda.
– Entrégale objetos completamente diferentes a los que quiere o una pieza que no encaje en el puzle y espera a su respuesta.
– Lo mismo podemos hacer con todos aquellos juguetes que necesiten de nuestra ayuda (peonzas, cuerdas…).
  • Pompas:
También suelen ser un gran recurso. Una vez que hemos jugado un poco, podemos practicas “la espera”. ¿Cómo?: acercando el “pompero” a tu cara y esperar que se dé el contacto visual (será tu señal para volver a soplar).
  • Anticipación:
– Realiza juegos sencillos/circulares (cucu-tras, topa-topa…) que resulten de su interés, de forma repetida hace que pueda anticipar la actividad. Una vez que esto ocurre, introduce pausas que promuevan el turno y el contacto ocular, que será el momento en que reiniciéis el juego.
– Cuando anticipes que tu hijo te va a entregar un objeto, sitúate a su altura y enlentece el momento de coger el objeto mientras buscas ese contacto ocular.
  • Sorpresa:
También puedes cerrar el puño, esconder las manos detrás de la espalda, impidiendo el agarre, y buscando la sorpresa del niño mediante el contacto ocular.
  • Respuesta visual:
– Mientas veis juntos la tele, dibujos animados, videos de onomatopeyas… Puedes parar la imagen esperando una respuesta visual o de otro tipo.
– Hojea con él/ella sus libros favoritos y nombra los dibujos. Cuando se va estableciendo este formato, entonces señala sin decir nada y esperamos a que nos busque.
– Puedes esconder sus juguetes favoritos en lugares inesperados, mostrándote atenta a su reacción.
– Colócale en sus manos sensaciones frías, húmedas o pegajosas esperando su reacción.
– Comete errores “accidentalmente” (olvida ponerle un zapato, ponerle una prenda de vestir equivocada…)
– Si le gusta dar carreras, puedes jugar a perseguirlo. Bloquea lugares de paso como puertas o pasillos.
  • La Espera:
– Entrégale las cosas poco a poco, en pequeñas cantidades. Así practicaremos la espera y el juego interactivo y en compañía. Esto le ayudará a que se acostumbre a jugar en paralelo y entender que necesitará ayuda en algunas tareas y juegos.
Además de practicar con estos juegos la habituación del contacto ocular, aprovecha ese momento para trabajar también la Extinción de conductas repetitivas. Es habitual que los niños que presentan este diagnóstico les resulte difícil probar cosas novedosas o salirse de su rutina establecida:
– Colócate a su lado e imita las acciones que está realizando o acciones sensoriales, en varios intentos de periodos cortos. Intenta que te preste atención y que capte que estas realizando sus mismas acciones. Cuando se dé cuenta de que haces lo mismo que él, puedes introducir novedades y ampliar el repertorio de forma divertida.
– Puedes introducirte en sus juegos o rituales. Por ejemplo, si le gusta alinear objetos, coloca también piezas, intentando participar, pero asegúrate de evitar enfados. Cuando eso ocurra, puedes introducir objetos y juguetes en esa hilera totalmente diferente a los que usa.
En definitiva, con respecto  la evitación de conductas repetitivas, lo importante en estos juegos es hacer un patrón predecible dentro de su rutina diaria y de los juegos familiares. Siempre teniendo en cuenta sus intereses, lo que te ayudará a provocar una espera estructurada en la que puedas establecer ese contacto visual. Es importante que crees situaciones comunicativas, dentro de vuestra rutina diaria, en la que lo pongáis en juego.
El contacto visual y el uso regulador de la mirada en situaciones interactivas es un objetivo básico en la intervención de niños pequeños con TEA.
Etiquetas: , ,
Choose your Reaction!
Leave a Comment

Your email address will not be published.